Jóvenes, empresa y comunicación

17 febrero, 2014

Los jóvenes estudiantes de ahora serán los que tendrán que generar empleo y riqueza en un futuro próximo. ¿Tienen las competencias y actitudes adecuadas?, ¿La crisis económico-financiera es un freno?, ¿Nos comunicamos adecuadamente con ellos?…

Para la empresa, son jóvenes bien formados y adaptables a los cambios, sin embargo esta generación (desde la mirada de los adultos) carece de ciertos valores clave de hábito de trabajo; le falta espíritu de sacrificio, no le gusta obedecer, no asume responsabilidad ni tiene disciplina, y no tolera la frustración.

“No están dispuestos a renunciar a su satisfacción personal, buscan la pasión y ningún trabajo les hará renunciar a lo que cada uno entienda por su felicidad”. (Boschma. J) (1)

La Generación X , según la define Jeroen Boschma, vive para trabajar, busca empresas que le den estatus y un buen reconocimiento económico, mientras que los jóvenes de la Generación Einstein trabajan porque es la manera de sobrevivir, pero jamás sacrificando el valor primero: la autorrealización.

Los jóvenes quieren ser escuchados, quieren aportar valor con sus opiniones a la empresa, quieren ganar, competir, sobresalir; quieren ser héroes y cumplir una misión.

lll

Otros autores hablan de otros períodos y de otras generaciones como la Generación Y y la Generación Z.

Los expertos destacan como uno de sus principales defectos la carencia de valores instrumentales, como la disciplina, el trabajo bien hecho o el rigor.

“Entiendo la preocupación de los empresarios. Es cierto que el espíritu de abnegación, de responsabilidad y de disciplina no han sido muy fomentados en estos adolescentes y esto va a afectar negativamente a muchas empresas”. (Javier Elzo, catedrático de Sociología de la Universidad de Deusto).

Un factor positivo de la incorporación de esta generación al mercado laboral, se halla la importancia que dan al hecho de que sus opiniones sean escuchadas y su criterio tenido en cuenta.

La crisis económica hace que comparemos el nivel de dependencia de nuestros jóvenes españoles entre 2008 (fecha del estudio de “la generación Einstein”) con los del estudio del Instituto Nacional de la Juventud de 2012.55555

Relación con la actividad de los jóvenes en España
La actual crisis está acentuando la exclusión laboral de la población joven.

Un 40,2% de las personas de entre 16 y 29 años no participa en el mercado laboral, en buena medida porque sigue dedicándose en exclusiva a seguir su itinerario formativo.

El desempleo afecta al 26,6% de toda la población menor de 30 años y tan solo una tercera parte está trabajando.asfdFuente: Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (2007 – 2013)

Siempre defiendo a los jóvenes , a los que tengo en casa y a los que pasan todos los años por las aulas universitarias y podremos estar de acuerdo o no, con las conclusiones de estos estudios y opiniones de expertos (se publicaron en 2008, el trabajo de campo se desarrolló en pleno boom económico, por lo que sería necesario volver a realizar una valoración de un más que posible cambio de actitud y valores), pero debemos tomar puntos de referencia en la comunicación con nuestros jóvenes y desde la experiencia senior de otra generación saber transmitirles alguna recomendaciones a la hora de ajustar ciertas actitudes y valores para su empleabilidad, la sociedad saldrá ganando, sin que levante ampollas.

Puntos de referencia para la comunicación con jóvenes

Para poder comunicarse bien con la Generación Einstein hay que tener presente las siguientes características y particularidades:

  1. La Generación Einstein conoce muy bien los medios. Ha crecido en un mundo de la información donde cualquier tema posible se transfiere a toda velocidad, y en el que no existen los monopolios del saber, por lo que se impone la sinceridad y la franqueza.
  2. Son destinatarios profesionales que entienden cómo funciona la comunicación y el marketing. Si no es relevante para ellos, cualquier campaña de publicidad pasa inadvertida.
  3. Están en constante contacto entre sí, así que la información se extiende a gran velocidad.
  4. La Generación Einstein concede valor emocional a los medios audiovisuales y de comunicación. En un ordenador y un teléfono móvil ven pues una herramienta para socializarse.
  5. Forma parte de un segmento vertical, un segmento basado en hobbies e intereses que se extiende por todo el mundo y entre todas las edades y nacionalidades.
  6. La Generación Einstein está acostumbrada a leer y reaccionar al instante. Están acostumbrados a hablar, pero también a escuchar. Esperan que se produzca una comunicación en ambos sentidos, mientras que nosotros estamos acostumbrados a uno solo. Ellos mismos se han convertido en emisores. En Internet se definen a sí mismos a través de weblogs y páginas de perfil.
  7. Respetan a todos los que actúan de forma sincera y auténtica, mostrando su propia identidad, sin imitar a nadie. Las empresas y las marcas también deben ser auténticas y no hacerse las modernas y las jóvenes.

Recomendaciones para dar a nuestros jóvenes para permeabilizar en el mercado laboral:
Jason Nazar nos propone en su artículo en la revista Forbes del 23/07/2013 estas 20 cosas: (2)
1. El tiempo no es un producto ilimitado.
Aprovechamiento del tiempo y adecuación al máximo las oportunidades.
2. Los jóvenes son personas con talento, pero el talento está sobrevalorado.
Nuestra juventud puede ser la generación más capaz, creativa, con conocimientos y que hace más cosas a la vez hasta ahora, sin embargo no existen premios por talento, sólo por resultados obtenidos, incluso los que son aparentemente más dotados han trabajado de una forma metódica y dolorosa para alcanzar el éxito.
3. Somos más productivos en las mañanas.
Las estrategias de planificación más complicadas, llamadas telefónicas o reuniones que se necesitaban realizar durante las horas regulares de trabajo se realizan mejor por las mañanas, descansado y despejado. Somos más productivos como equipo a primeras horas de la mañana.
4. El Social Media no es una carrera.
Este tipo de cargos no existirán dentro de los próximos cinco años. El llamado Social Media es tan sólo una función de marketing; ayuda en el apoyo al “branding” de la empresa, en el retorno sobre la inversión de la misma o ambos.
5. Contestar el teléfono.
Los negocios se realizan telefónicamente o en persona. Debería ser su primer instinto, y no el último, conversar con una persona real y con fuentes de oportunidades de negocio.
6. Ser los primeros en llegar y los últimos en irse.
Este consejo va para todos los que comienzan en un nuevo empleo o se encuentran todavía en las etapas formativas de sus carreras profesionales. Sólo hay una manera de salir adelante y es trabajando más duro que sus propios colegas.
7. No esperar a que nos digan qué hacer.
No se puede tener un sentido de derecho sin tener un sentido de responsabilidad. No se puede salir adelante esperando a que alguien les diga qué hacer.
8. Asumir los propios errores.
La única manera de crecer es aprendiendo las lecciones producto de los errores que se comenten con más frecuencia cuando se comienza, y comprometerse a aprender de esas experiencias.
9. Valorar positivamente un jefe exigente y riguroso.
Trabajar para alguien que demande excelencia y empuje al límite todos los días, construirá la base más sólida para los continuos éxitos profesionales.
10. Un nuevo empleo al año no es algo bueno
Los períodos de un año no es un indicativo de talento, más bien de “culos de mal asiento” que siguen superando a sus empresas. Es un indicativo de no tener la disciplina para visualizar las propias curvas de aprendizaje y completar algo.
11. Las personas importan más que los beneficios, puede llevarnos a error.
Importa más el carácter de los fundadores de una empresa y sus gerentes. Los grandes líderes serán sus mentores y serán una fiel fuente de empleo mucho después de que ustedes hayan abandonado dichas empresas.
12. Conectar los esfuerzos con las recompensas a nivel profesional.
Se solicitarán que se hagan cosas que no gusta hacer. Hay que mantener las miradas en el premio. Conectar lo que están realizando hoy con lo que se desea ser mañana, ese es el incentivo.
13. Hacerse oír de forma directa.
Las personas que hacen comentarios por canales inadecuados o informales, pueden resultar tóxicas para la empresa. Si se tienen problemas con la dirección, la cultura o con sus roles y responsabilidades, DEBEMOS HACERNOS OÍR.
14. Adquirir conocimientos técnicos adicionales.
Añadir “experto en Microsoft Office” al final de los curricula debajo del campo “Habilidades” ya no servirá de mucho. Inmediatamente se les da preferencia a candidatos que son unos “ninjas” en: Photoshop, HTML/CSS, iOS, WordPress, Adwords, MySQL, Excel avanzado, Final Cut Pro –independientemente de los cargos a ocupar.
15. Tanto el tamaño como la calidad de la red personal importan.
Conocer muy bien a un pequeño grupo de sujetos, o a una gran cantidad de contactos de manera superficial, no será suficiente. Hay que conocer y mantenerse conectados con muchas personas e invertir el tiempo en desarrollar esas relaciones tanto como sean posibles.
16. Necesidad de al menos tres mentores.
El camino mejor garantizado al éxito es imitando a aquellos que han alcanzado lo que se busca. Sus orientaciones y consejos serán el regalo más valioso que se pueda recibir.
17. Escoger un ídolo y actúen “como si”…
Escoger al empresario o profesional de su preferencia y actúen “como si”. ¿Si usted fuera (llenar espacio en blanco) como él/ella se manejaría a sí mismo/a, tomaría decisiones, organizaría su día, lograría metas? Ustedes tienen que imitarlo/a hasta lograrlo, así que es mejor imitarlo/a como la(s) persona(s) más consumada(s) que puedan imaginar.

18. Leer más libros y menos tweets/textos.
Los jóvenes consumen información proveniente de los titulares de prensa y 140 caracteres –pura amplitud y cero profundidad-. La creatividad, reflexión y habilidades para pensar de una persona son liberadas cuando se le obliga a leer un libro completo.
19. Gastar un 25% menos de lo que se ingresa.
Cuando las necesidades materiales completan o exceden los ingresos, se sabotean las habilidades para hacer grandes cosas. No importa cuánto dinero se ingrese, hay que gastar un 25% menos para mantenernos. Es una formula garantizada para estar menos estresados y para que siempre exista la flexibilidad de seguir un sueño.
20. La reputación personal (marca personal) no tiene precio, no pueden dañarse.
Con el tiempo, la reputación personal se convierte en la moneda más valiosa que se tengan en los negocios. Se trata de aquella llave invisible que abre o cierra las puertas a las oportunidades profesionales. Especialmente en una era donde todo se graba permanentemente y es accesible es el único elemento que, una vez se pierde, jamás se recupera.

Notas bibliográficas:

BOSCHMA, J y GROEN, I: (2008) “Generación Einstein: más listos, más rápidos y más sociales. Comunicarse con los jóvenes del siglo XXI”. Gestión 2000. Barcelona.

NAZAR, J.: (2013): “20 Things 20-Year-Olds Don’t Get”. Artículo en la revista Forbes del 23/07/2013.

Fco. Javier Díaz Colmenar es Socio – Director de THELABMEDIA & advertising y Profesor Doctor de Comunicación Empresarial, Institucional y Publicidad de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

Las opiniones vertidas en este blog son responsabilidad única de quien las emite.